Logo

Este es un sitio de Branded Content, creado por Studio DF, área de generación de contenido de Diario Financiero.

Anita Caerols, directora de Marketing y Ciudadanía Corporativa de Samsung Chile: “Todos los días me enfoco en hacer cosas para que mi familia esté feliz”

Lleva poco tiempo liderando el equipo de marketing de Samsung Chile, pero está muy emocionada de los cambios que, asegura, puede ayudar a impulsar en una industria donde la participación femenina es muy baja. Cómo disfruta su trabajo, cómo lo mezcla con su vida cotidiana y cómo involucra a su familia en su faceta laboral es parte de lo que Anita Caerols revela en este relato.

Por Airam Fernández

Hace tres meses llegué a trabajar a Samsung Chile. Cuando me invitaron a liderar el equipo de marketing me emocioné mucho, pero no fue fácil porque sabía que eso implicaba cambiar muchas cosas y terminar con un pololeo largo y maravilloso: mis ocho años en CCU. Dos cosas determinaron la decisión: la primera, lo relevante que se volvió la tecnología durante la pandemia, e imaginarme trabajando en una compañía de un rubro que ahora sabemos que es más que fundamental. Y la segunda, saber que en esta industria no hay muchas mujeres, la cifra llega apenas al 5% de participación. Es triste, pero a la vez me pareció súper atractivo, porque lo vi como una invitación a ser parte de ese cambio para empujar el rol de la mujer y ojalá de contribuir a que muchas más se sumen y vengan con buenas ideas.

Eso me tiene muy feliz por estos días, pero también con muchas expectativas porque es un capítulo nuevo de mi vida.

Cuando eres una ejecutiva en una compañía importante, que demanda mucho tiempo y en la que quieres ser exitosa, y al mismo tiempo quieres ser exitosa en los demás ámbitos tanto personales como familiares, necesariamente tienes que encontrar un balance. Honestamente, creo que hasta ahora lo he resuelto bastante bien y es algo sobre lo que he reflexionado mucho en los últimos dos años.

Durante la pandemia, los límites se borraron. Para quienes no estábamos constantemente en casa fue un golpe de realidad muy impresionante y creo que para quienes tenemos hijos chicos, mucho más. Yo tengo tres, y de un día para otro cambié mi rutina de llevarlos al colegio e irme a la oficina a una rutina de estar todos juntos en un mismo lugar durante mucho tiempo. Ese período fue súper bonito y muy duro al mismo tiempo, y creo que para todos dejó muchos aprendizajes. Para mí fue la reconfirmación de la importancia de buscar un balance, por mi salud mental y la de toda mi familia.

Parte de ese balance lo encontré en el yoga, que me encanta, y que se ha vuelto mi lugar sagrado. También en el cine y en las películas, como buena cinéfila que soy, y en no abandonar la fotografía, sobre todo la análoga, algo que disfruto mucho y a lo que sin duda me habría dedicado de no haber entrado al mundo del marketing. Necesitaba tener muy a la mano esos cables a tierra porque mi otra gran pasión, que es viajar, era algo de lo que claramente no podía disponer.

“Cuando eres una ejecutiva en una compañía importante, que demanda mucho tiempo y en la que quieres ser exitosa, y al mismo tiempo quieres ser exitosa en los demás ámbitos tanto personales como familiares, necesariamente tienes que encontrar un balance”.

Pero más allá de eso, me enfoqué y todos los días me enfoco en hacer cosas para que mi familia esté feliz. En los meses más duros de la pandemia fue todo un reto buscar cómo podíamos seguir viviendo con compasión y alegría y también con un incentivo de diferenciar cada uno de estos días, para que la sensación de monotonía no atentara demasiado en contra de nuestro equilibrio y felicidad.

Como siempre he trabajado en marketing, apliqué las mismas estrategias para hacerlo todo con un espíritu muy lúdico. Hicimos muchísimas manualidades: pintamos todos juntos por primera vez. Para el cumpleaños de una de mis hijas, sus hermanos le armaron una mini obra de teatro porque no se podía salir ni invitar a nadie a festejar, y también nos dimos el tiempo de afianzar los conceptos de reciclaje y sostenibilidad, porque nos preocupamos mucho de criar seres humanos conscientes.

“Parte de ese balance lo encontré en el yoga, que me encanta, y que se ha vuelto mi lugar sagrado. También en el cine y en las películas, como buena cinéfila que soy, y en no abandonar la fotografía, sobre todo la análoga”.

“Mi minuto de felicidad más preciado llega al final de cada día, cuando mi casa finalmente está en paz y en silencio. No porque sea un minuto de descanso para mí, sino por todo lo que se vive justo antes de que esa calma llegue”.

Ahora para Navidad, por ejemplo, a todos los abuelos les va a tocar un regalo reutilizado hecho por los niños. Nos parece una linda manera de transmitirles el verdadero valor de un regalo, hecho con amor, y alejarlos lo más posible de esta cultura de comprar solo por comprar, porque al final eso va generando un consumo de recursos innecesario y perjudicial para el planeta.

También haremos una actividad en familia con cajas de algunas de las TV de última tecnología de Samsung, que vienen diseñadas para que puedas reutilizarlas y armar cosas para jugar con los niños y pintar. Trato de involucrarlos en esto, que es mi día a día, con actividades así de entretenidas y les cuento que esto también es parte de mi pega, lo que me ayuda a que entiendan dónde está la mamá todo el día cuando no está con ellos.

Mi minuto de felicidad más preciado llega al final de cada día, cuando mi casa finalmente está en paz y en silencio. No porque sea un minuto de descanso para mí, sino por todo lo que se vive justo antes de que esa calma llegue: el proceso de rezar con cada uno de mis niños, las ricas conversaciones con mi marido sobre cosas cotidianas, sobre mi día y sobre el suyo. Cuando esas pequeñas rutinas terminan, siempre me llega una energía muy bonita y agradezco. Me digo: “Lo estás haciendo bien”. Y entonces la felicidad máxima llega ahí, en esos microsegundos cuando todas las luces se apagan, porque sé que una vez más mi familia, la que construí, está en paz, durmiendo, cada uno tranquilo, felices y preparándose para enfrentar un nuevo día.

Share This